Jeudi 19: Homélie

Vídeo

Hoy ha celebrado la Eucaristía el padre Miguel Márquez, provincial de la Orden del Carmen en Castilla, y que estará con la Asamblea capitular hasta el domingo. Comenzó su homilía con esta frase salmo 101: “es hora y tiempo de misericordia”. Es el momento de vivir en las entrañas de Dios, de no dejar que las preocupaciones nos quiten de este nuestro hogar. Cada momento e instante nos es ofrecido para vivir en la misericordia, para dejarnos sumergir en las entrañas de Dios.

Hoy el profeta Isaías nos pregunta: “¿En qué empresas andamos”. Preguntémonos qué es lo que mas nos preocupa. Dice san Juan de la Cruz: “Ya no guardo ganado, ni tengo otro oficio, que sólo amar es mi ejercicio”. ¿Qué ganado cuidamos? ¿Cuál es nuestro oficio? Nuestro oficio no sea guardar ganado, éste lo guarda el Señor. Isaías nos dice que tengamos ánimo y que esperemos ansiando su nombre y su recuerdo. Nuestra tarea es la de aguardar, esperar. Nuestro oficio es madrugar y estar despiertos para ir al encuentro de Dios,  antes que agobiarse esperando un resultado concreto. El alma y el corazón deben esperar, y de esta manera, como nos dice Jesús en su Evangelio, el oficio no agobia ni cansa. Es una llamada a entrar en las entrañas de Dios. Cuando vivimos así el rocío de la mañana es rocío de Dios, y nuestra alegría será colmada. El Señor es capaz de usar nuestra pobreza para hacer obras grandes. Que el Señor nos conceda esta libertad, para que se haga presente el rocío de su luz. Isaías nos invita a dar a luz, y cuando estamos en las entrañas de Dios damos a luz la misericordia. Esto es lo que hace que los muertos surjan a la vida, y canten jubilosos.

Pido por cada una de vosotras y por mí, que el momento que vivimos sea un tiempo de madrugar por Él, que es la luz que quita todo miedo, y que seamos capaces de dar a los demás lo que hemos recibido.

Vous avez aimé ? Partagez !
Ce contenu a été publié dans Homélies. Vous pouvez le mettre en favoris avec ce permalien.

Les commentaires sont fermés.