Rezo de laudes en la solemnidad de san Pedro y san Pablo Sp/Fr/En

Temprano por la mañana, una gran fila de personas se acercó con aire recogido y solemne a la gran capilla de Auteuil. Todo estaba dispuesto para comenzar la celebración: Sobre el altar la Palabra de Dios que ya presidió la celebración de la vigilia de la noche antes, a los pies el logo del capítulo con cuatro velas de diferentes colores encendidas, simbolizando los cuatro continentes que están representados en la Asamblea.

El canto del invitatorio y un símbolo durante el mismo nos ayudó a hacer memoria de los acontecimientos sucedidos en los seis años de mandato de sr Diana. Dos filas de hermanas abrían un pasillo delante del altar sujetando de uno y otro lado 6 cintas de tela con un año escrito en cada una de ellas; en el centro, un nudo que Diana iba abriendo tras la lectura de los acontecimientos de los que se hacía memoria.

En ellos se destacó la ceremonia de canonización, las nuevas fundaciones realizadas (la “escuela del Papa” en Tanzania), los aniversarios en las diferentes provincias y los CGP que han tenido lugar.

Finalmente, la última cinta, con el año 2012 escrito en ella, fue depositada sobre sus hombros por las hermanas que la llevaban, sr Diana, en lugar de deshacer el nudo, depositó la cinta sobre el logo del capítulo, como símbolo de este trabajo que hoy comienza y que será realizado por la asamblea capitular.

El rezo de laudes continuó normalmente, con la solemnidad que merece la fiesta de los grandes apóstoles Pedro y Pablo, enriquecido con la belleza de sonidos y colores que nos regala nuestra internacionalidad: tambores africanos, ritmos asiáticos, diferentes lenguas…

La comisión que se encarga de la preparación de la liturgia está haciendo un gran trabajo, ayudándonos a todos a ahondar en las diferentes celebraciones, llevando la vida a la liturgia y la liturgia a la vida.

Prière des Laudes

Tôt le matin, une grande file de personnes recueillies se rend à la chapelle d’Auteuil. Tout est prêt pour commencer la célébration : sur l’autel, la Parole de Dieu, à ses pieds, l’affiche
du logo du chapitre. L’invitatoire nous aide à faire mémoire des événements des six années du généralat de sr Diana, avec entre autres, la canonisation de MarieEugénie, les jubilés de différentes provinces, et les Chapitre Généraux Pléniers (CGP). A chaque évocation des années, Diana dénoue le ruban tendu à travers l’allée centrale et avance ainsi, année après année, vers l’autel, où elle reçoit le dernier ruban sur ses épaules, qu’elle dépose sur l’affiche du logo du chapitre. La prière continue, simple et belle, célébrant la solennité des apôtres Pierre et Paul, aux sons et aux couleurs de notre internationalité : tambours africain, rythme asiatique, et langues différentes.

Morning Prayer

Early in the morning, a stream of prayerful people flows to the Chapel of Auteuil. Everything is ready to start the liturgy: on the Altar, the Holy Scriptures; at its foot, the Chapter logo. The invitatory helped us bring to mind the events of the six years of Diana’s
time as Superior General, including the canonisation of Marie-Eugenie, the Jubilees of various Provinces, and the Plenary General Councils (PGCs). As each year was remembered, Diana untied the ribbon stretched across the central aisle and moved forward, year after year, towards the Altar, where she received the last ribbon, which she placed on the Chapter logo. The Office continued, simply and beautifully, celebrating the solemnity of the apostles Peter and Paul with the sounds and colours of our internationality: African drums, Asian rhythms, and a variety of languages.

Vous avez aimé ? Partagez !
Ce contenu a été publié dans Le reportage. Vous pouvez le mettre en favoris avec ce permalien.

Les commentaires sont fermés.